Menu

Oración a la Virgen María Inmaculada

Bendita sea tu pureza

y eternamente lo sea;

pues todo un Dios se recrea

en tan graciosa belleza,

a Tí, celestial Princesa,

Virgen Sagrada María,

yo te ofresco en éste día,

alma, vida, y corazón,

mírame con compasión,

no me dejes, Madre mía.

Ave María Purísima,

sin pecado consebida.

(100 días de indulgencia una vez cada día, Pío IX).