Menu

María – M. Teresa de Calcuta

“Que María sea la causa de nuestra alegría.

Que cada uno de nosotros seamos Jesús para ella.

Nadie aprendió la humildad tan bien como María.

Ella fue la “esclava”.

Ser esclavos significa estar al servicio de todos con

alegría…

La alegría era la fuerza de la Virgen.

Sólo la alegría pudo darle fuerza para caminar

sin cansarse

hasta las colinas de Judea

para realizar el trabajo de sierva.

También nosotros tenemos que marchar

sin detenernos,

más allá de las colinas de las dificultades.”