Frase santo p. Pio de Pietrelcina

Todas las oraciones son buenas, siempre que vayan acompañadas por la recta intención y la buena voluntad.